Guía de street food coreana

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Equilibrada, colorida, picante y muy adictiva. Así podríamos definir la comida callejera coreana. Fermentados, fideos, carnes, pescados, bollos, platos fríos o calientes… las opciones son infinitas cuando se trata de comer en las calles y mercados de Seúl, con una abrumadora oferta dentro de esas micro ciudades que son los mercados. Ruidosos, llenos de pequeños puestos entre los que se mezclan los que venden productos para llevar y los que están pensados para comer allí, en sus pequeñas barras, y siempre con muchos locales disfrutando de la comida.

En esta segunda parte de nuestra Guía para comerse Seúl (aquí tenéis la primera, centrada en restaurantes y cafeterías) os hablamos de todos los mercados que visitamos y que se encargarán de que no paséis nada de hambre durante el viaje. Lo mejor, además, es su precio, ya que aunque en general Seúl no es una ciudad cara para comer, en comparación con Madrid, en los mercados lo es aun menos: fácilmente saldréis llenos y habiendo probado varias cosas por menos de 6€. Y como sabemos que puede ser muy complicado elegir qué comer sin saber realmente qué se está pidiendo, y con vendedores que apenas saben decir un par de palabras en inglés, al final os dejamos algunas de las comidas callejeras que más os encontraréis por Seúl.

1. Mercados

Myeong-dong: comida callejera entre tiendas

La zona comercial por excelencia, con callejuelas llenas de tiendas de ropa y cosmética en donde os podréis quitar unos cuantos años de encima, cuenta con cerca de 100 puestos de comida callejera con opciones de todo tipo para ir picando y bebiendo por la calle, así como túneles llenos de pequeños restaurantes. Los encontraréis entre las calles Myeongdong-gil y Myeongdong 8-gil, y aunque es cierto que esta zona está algo más enfocada a los turistas, aquí os encontraréis con delicias para comer con las manos mientras vais de tienda en tienda como el gimbap, dumplings, tteokbokki, bbopkki, jokbal, taiyakis, zumos y soft ice creams de 30cm de altura.

Myeong-dong market

El mercado más famoso de Seúl, con más de 100 años de historia a sus espaldas y un perfecto escaparate más que completo de la cocina y la vida coreana, porque aquí os encontraréis con absolutamente todos los platos que os podáis imaginar. El mercado cuenta con varios espacios para comprar telas, electrónica, relojes… y lo más importante: el área de comidas, el cual cuenta, por una parte, con largas filas de puestos que ocupan el centro del pasillo, y en los que os podréis sentar a comer viendo cómo cocinan vuestro plato en segundos, y, por otra, los locales que se encuentran en los laterales a modo de restaurantes, que ofrecen una experiencia más relajada dentro de la locura que es Seúl (aunque también suelen llenarse rápido).

Casi podríamos decir que se trata de un buffet de street food, pues este mercado tiene una peculiar forma de funcionar a la hora de comprar comida. Lo primero de todo es acercarse a su entrada para comprar una de las bandejas que tienen un precio fijo de 5.000 KRW (apenas 4€) y conseguir la moneda local del mercado, el yeopjeon, porque aquí no se paga con wones, sino con esta moneda especial que os recordará a la de 25 pesetas y que tiene un valor de 500 KRW. Una vez tengáis la bandeja y el dinero, es hora de ir a por la comida, con opciones para todos los gustos y con las que llenar vuestra bandeja, la cual, una vez llena os podréis llevar a la segunda planta para disfrutarla con calma (allí también encontrareis cubiertos, agua y arroz). En definitiva, el mercado de Tongin es una muy buena forma de introducirse en la gastronomía local y probar un poco de todo.

Al encontrarse algo más apartado del centro resulta menos conocido que otros mercados, pero el mercado de Mangwon os ofrece un ambiente más cercano a la sociedad coreana pues cuenta con una oferta más local, con muchos puestos de proximidad cargados de verdura, frutas, pescado fresco que podréis ver nadar en enormes tanques de agua… y, obviamente, una variada oferta gastronómica. Además es un mercado ideal para comprar comida para llevar e irse de picnic a orillas del río Han.

Escapando de la tradición y lo local, entre marzo y octubre, Seúl cuenta con una amplia oferta de mercados temáticos nocturnos más contemporáneos, con foodtrucks de todo tipo, conciertos, puestos de accesorios y objetos decorativos, cines al aire libre y multitud de actividades. Un aspecto interesante es que según la zona de la ciudad en la que os encontréis habrá un mercado de una temática u otra, pero sin duda alguna los que más os recomendamos son los que se organizan a orillas del río Han: el Bapo Romantic Night Market (junto al puente Bapo, un impresionante puente que hace de fuente nocturna por las noches) y el Yeouido World Night Market, que permiten disfrutar de unas preciosas puestas de sol mientras coméis pollo frito, hamburguesas y cualquier plato internacional que os apetezca.

2. Street food

Ahora que ya conocéis los sitios a los que ir a comer, es hora de saber qué pedir, y os vamos a ser sinceros: id adelgazando porque la oferta gastronómica es apabullante, tanto que en esta guía nos vamos a dejar muchísimas cosas por el camino (los pasteles de pescado odeng, las manitas de cerdo jokbal, el pulpo, el dakkochi, el japchae y un largo etcétera) porque es imposible probar todos los sabores que ofrece Seúl en un único viaje (salvo que vayáis expresamente a eso y tengáis un estómago a prueba de bombas). Así que ahí van nuestras recomendaciones:

Banchan

El banchan no es un plato de comida al uso, sino que es el nombre que reciben los pequeños acompañantes para compartir y que vienen servidos en cuencos que os pondrán con todas las comidas. Kimchi, arroz, verduras al vapor o fritas… las opciones son infinitas y en cada sitio os encontraréis algo distinto, aunque el kimchi siempre suele estar presente. Los podéis ver en muchas de nuestras fotos acompañando los platos principales.

Kimchi

El fermentado coreano más famoso del mundo (declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco), y con numerosos beneficios para la salud. Lo encontraréis por todas partes y en cualquier forma imaginable: como banchan, rellenando pasta, con arroz, en sopas, patatas fritas, helados… No hay una receta única, pues cada región tiene la suya propia y los ingredientes varían mucho, pero por lo general suele hacerse con repollo, rábano o col china, chile rojo y anchoas en salmuera como elemento base. Su sabor es bastante picante aunque, como os decimos, depende bastante de la receta. Pero si hay algo que todos tienen en común es su fuerte olor.

kimchi coreano seul

Bibimbap

El «arroz mezclado» es de los platos más internacionales de Corea del Sur. Sencillo, colorido y adictivo, consiste en un bol de arroz blanco cubierto de diferentes ingredientes, entre los que se suelen incluir verduras en juliana salteadas o crudas, carnes, pasta de chile y es coronado con un huevo crudo o frito según el lugar. Una vez os lo sirvan tan sólo hay que mezclar todos los ingredientes, aunque si lo queréis un poco más picante no dudéis en agregarle un poco de salsa de pimiento rojo. Si lo pedís en un restaurante, o en algunos puestos de mercado, seguramente sea un plato cerrado con unos ingredientes ya elegidos, pero en otros puestos pueden tener varias opciones y os van montando el bibimbap a vuestro gusto.

bibimbap street food corea

HOTTEOK

Muy populares en invierno, os podréis encontrar estas tortitas coreanas con todo tipo de rellenos como té verde, miel, cacahuete picado con canela, judías rojas, batata morada…. Se elaboran con una una base de harina de trigo, agua, leche, muchísimo azúcar y levadura, y van cocinadas a la plancha.

hotteok comida callejera

TTEOKBOKKI

Estos pastelitos de arroz picante os harán ver las estrellas, pero es toda una delicia una vez ha pasado el efecto del fuego del primer bocado. La historia de este aperitivo se remonta a la cocina de la corte real coreana y lo encontraréis en todo tipo de puestos callejeros en una versión más actualizada que la tradicional, en donde el picante de la pasta de pimiento de chile ha ido ganando la batalla al sabor salado original.

tteokbokki cocina coreana

gIMBAP

El hermano coreano del maki-sushi, muy similar a simple vista pero con muchísimas diferencias. Para empezar, mientras el sushi se hace con arroz avinagrado, el gimbap opta por el aceite de sésamo. Por otra parte, mientras que el sushi lleva pescado crudo en su interior, consumiéndose en el momento, el gimbap se rellena con casi cualquier cosa que se os ocurra: kimchi, salchicha, jamón, mayonesa, queso, verduras, huevo… resultando en un plato perfecto para llevarse a cualquier lugar.

gimbap street food

Mandu

Esta pasta rellena es la versión coreana de los dumplings, siendo un plato con mucha presencia en la cocina de la corte coreana. Os los podréis encontrar fritos, hervidos (mul-mandu), a la plancha (gun-mandu), al vapor (jijin-mandu)… ¿y el relleno? Pues como os podréis imaginar no faltan los que van rellenos de kimchi, carne, verduras, tofu…

Mandu-Guk

Hablando de mandus… una forma de comerlos y que no podéis dejar pasar es en sopa, con caldo de carne y con varios tipos de rellenos (nuestra sopa llevaba mezcla de mandus al vapor rellenos de verduras y de kimchi, que eran una auténtica bomba). Os la encontraréis por los mercados, y en casi cualquier restaurante de fideos, y está riquísima.

mandu-guk comida coreana

Jeon

También conocida como la pizza coreana, por la cantidad de mezclas que le puedes poner, estas tortas fritas se suelen cocinar con harina y huevo, y según el ingrediente que se le agregue su nombre cambia (el más conocido es el pajeon, que lleva cebolleta asiática, pero también pueden llevar kimchi, carne, marisco…). El mercado de Gwangjang es el lugar ideal para disfrutar del bindaetteok, otro tipo de jeon, que se hace al momento con judía de mungo, carne y verduras, todo frito con aceite, y que le acaban dando un aspecto más dorado tirando a rojizo y una textura crujiente por fuera y suave por dentro.

pajeon corea del sur

GYERA-NPPANG

El pan de huevo es un snack de sabor dulce y textura esponjosa que os atraerá por su dulce olor. Su preparación es bastante sencilla, pues consta de un pan dulce coronado por un huevo, y que según el puesto puede ir con perejil picado, queso o jamón a modo de topping.

gyera-nppang
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Temas relacionados

También podría interesarte

2 comentarios en “Guía de street food coreana”

  1. Pingback: Guía para comerse Seúl - Walk Eat Die

  2. Pingback: Guía para comerse Seúl | Walk Eat Die

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba