Smashed burgers, las hamburguesas old school de Rude Burger

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Hace unos meses nos quedamos huérfanos cuando nuestra hamburguesería favorita cerró. Y, claro, teníamos que encontrar algún nuevo sitio que nos ayudase a saciar ese ansia por una buena hamburguesa y que llenase el huequito en nuestros corazones. Y, tras un par de visitas, podemos decir que Rude Burger (C/ General Pardiñas, 32), en pleno Barrio de Salamanca, tiene todas las papeletas para convertirse en ese nuevo templo hamburguesero de Madrid al que declararle nuestro amor.

Rude Burger no es la típica hamburguesería de Madrid, pues todos los pequeños detalles que tiene ayudan a crear la atmósfera para ser un templo de la hamburguesa al que peregrinar una y otra vez. Para empezar, la carta no da muchas vueltas y va al grano con tres entrantes, dos postres, cócteles y cerca de diez hamburguesas, las cuales hacen con su propia mezcla de ternera fresca, picada por ellos y perfectamente aderezada para potenciar su sabor en cada mordisco. Siguiendo por el local, nos encontramos con un espacio que algunos diréis que es pequeño, pero que para nosotros resulta sencillamente acogedor, de estilo callejero con grandes murales pintados en sus paredes, una cocina abierta pegada a la entrada para ver cómo ocurre la magia y un manifiesto que no deja títere con cabeza en Madrid, porque this is Rude! Ah, y un detalle que parece una tontería: pero aquí no hay cubiertos porque las hamburguesas se comen con las manos.

manifiesto hamburguesas rude burger

Y ahora, una vez hechas las formalidades, vamos a hablar de lo mucho que disfrutaréis comiendo una smash burger en Rude. Este tipo de hamburguesas aplastadas a la plancha nacieron en los años 50 en Estados Unidos y difieren de otras en que, al aplastarse, la carne tiene mayor contacto con la plancha y acaba teniendo un sabor más potente, además de un grosor fino y una textura crujiente en su capa exterior pero manteniendo la jugosidad por dentro. Lo que viene a ser la clásica hamburguesa americana.

Las casi diez hamburguesas de la carta se dividen entre smash burgers y burgers. De la primera se puede elegir entre una smash burger con uno, dos o incluso tres pattys de 100 g de carne cada uno sobre pan brioche, queso americano y mayonesa. Luego, la parte de burgers es un desmadre: The Melt (en la primera foto) para los que viven por y para el queso cheddar, la MeatLover para los que quieren bien de carne (nada más y nada menos que 200 g) y que solo preparan poco hecha, la Trash Rude (segunda foto) con queso Monterey Jack, queso cheddar, lonchas de crujiente beicon, cebolla caramelizada y mayonesa sriracha casera, y otras tantas que apuestan por la sencillez a la hora de combinar ingredientes, pero suficientemente tentadoras como para hacer que queráis volver y volver hasta probarlas todas.

Para ir acabando, no queremos dejar de hablar de los entrantes, y si hay uno que siempre debe acompañar a una buena hamburguesa, esas son las patatas fritas. En Rude Burger las hacen caseras, supercrujientes y en su punto justo de sal, ya sean sencillamente para mojar en las salsas caseras que ellos elaboran, bañadas en queso cheddar y bacon troceado o con pulled pork y huevo estrellados. De las mejores que hemos probado en Madrid y en cantidad abundante.

patatas fritas rude burger

Y dicho todo esto: ¿quién se viene a comer una smash burger a Rude Burger?

RUDE BURGER

Más información

RUDE BURGER

Dirección: C/ General Pardiñas, 32 | Teléfono: 910 17 37 74
Web
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Temas relacionados

También podría interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

¡Empieza el mes con nuestro menú madrileño!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe el día 3 de cada mes los mejores bocados y rutas de Madrid.