Ruta del bagel

Antes de verano os prometimos hacer una ruta del bagel, y por fin ha llegado el momento de presentárosla, después de unas semanas probando todos los que Madrid nos ofrecía. Hay que reconocer que todavía nos queda mucho por hacer en cuanto a este panecillo de origen judío se refiere, y que estamos bastante lejos de las maravillas que se pueden encontrar en ciudades como Londres o Nueva York, ya que tristemente nos hemos encontrado con muchos sitios en los que sirven como bagels simplemente un pan redondo sin apenas sabor. Por suerte, aun así hay bagels muy, muy ricos en Madrid, y eso son de los que os hablamos en la ruta de este mes. ¡Empezamos!

1. Religion Coffee (C/ María de Molina, 24)

La primera parada de la ruta es en la nueva cafetería de especialidad del barrio de Salamanca. Abrieron a comienzos del verano y ya han conquistado al barrio con sus cafés, tés, sandwiches y bagels. Cuentan con dos tipos: uno relleno de aguacate y otro con crema fresca, salmón ahumado y ensalada (6,50€), que es el que probamos. La combinación de sabores es perfecta, destacando el sabor de cada uno de los ingredientes que lo rellenan, pero le echamos en falta mayor protagonismo al propio bagel y ese gusto salado tan característico que tienen. Aun así, es un candidato muy apto para lo que nos encontramos por Madrid, y si encima se puede acompañar con un cold brew o chai latte ya ni os contamos.

2. Magasand (Travesía de San Mateo, 16)

Eramos escépticos con Magasand, pues hacía años que no íbamos y, ahora que cuentan con cuatro locales en Madrid, siempre asusta un poco saber si la esencia de los comienzos se mantiene tras la expansión que han tenido. Pero tranquilos, porque es un digno contrincante en esta ruta. Cuentan con cuatro tipos de bagels: Bagel Beef (con roast beef, setas confitadas, parmesano y mostaza con miel), Salmón, Spicy Tuna y el Manhattan (7,40€), que fue por el que finalmente nos decidimos. Viene tostado y relleno de jugoso pastrami, queso de cabra, cebolla caramelizada, hojas verdes y mostaza con miel para aportarle un poco más de frescura a cada bocado, pero al igual que nos ha pasado en la primera parada, nos falta un poquito más de sabor al propio bagel para armonizarlo todo.

3. Hanso Café (C/ Pez, 20)

La carta de Hanso Café está llena de auténticas maravillas, pero el día que probamos su bagel de aguacate y huevo benedictino (7,50€) supimos que teníamos que hacer una ruta simplemente para hablar de él. Un bagel muy conseguido, suave por dentro y con cierto toque crujiente por fuera, y cuyo sabor no se ve enmascarado a pesar del impactante relleno que chorrea por todas partes. La salsa holandesa está riquísima y hará que queráis pedir otro bagel sólo para rebañar lo que quede de ella en el plato.

4. J&J Books and Coffee (C/ Espítritu Santo, 47)

Los bagels más sabrosos y económicos (3,75€) del centro de Madrid se piden en inglés y están en una tienda libros de segunda mano que a la vez hace de bar. Así de raro suena, pero por favor, estos bagels caseros bien merecen que le pongan su nombre a una calle de Malasaña. Con hasta siete sabores (jalepeño y cheddar, ajo y queso de oveja,  pasas y canela…), sus bagels tostados hacen las delicias de los que buscan el auténtico sabor de este pan. Podéis rellenarlos con cream cheese por 50 céntimos más. Por cierto, los fines de semana organizan sus Bloody Mary Bagel Brunch de 12:00 a 18:00.

5. Abolea (C/ Sándoval, 12)

Desde que abriera sus puertas en el 2017, Abolea es un sitio que no paramos de recomendar cuando se quiere comer bien y sano por el centro, y ahora también os lo recomendamos por su bagel de semillas (9,90€) con beicon, huevo a la plancha, tomate y queso fundido, y que además viene acompañado de patatas asadas y ensalada para hacerlo un plato completo. Su textura es suave y el tomate untado que le ponen en la base le aporta un extra de jugosidad y sabor al pan.

Mención Especial: Bruja’s Bakery

Los mejores bagels de Madrid. Así de rotundos somos cuando hablamos de Bruja’s Bakery. Después de probar todos los de la ruta, más algunos otros que no pasaron la nota de corte, no podíamos dejar fuera estos, que, aunque no tienen tienda física (se piden online a través de su web) merecen mucho la pena tanto por lo ricos que están, como por tener bagels súper caseros para desayunar en tu propia casa. El sabor hace honor a un buen bagel, saladito, capaz de hacerlo destacar ante cualquier ingrediente que le pongáis, y con una textura consistente. Si a esto le sumamos que los hay con diferentes sabores (canela y pasas, semillas de sésamo, semillas de amapola…), ya entenderéis por qué decimos que son los mejores.

Total
10
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*