La Minoterie: galettes bien bretonas en Lavapiés

La Bretaña francesa lleva en nuestra lista de pendientes varios años. El plan es bien sencillo: alquilar un coche y recorrernos toda la región de pueblo en pueblo comiendo galettes. Pero mientras ahorramos y encontramos tiempo para poder hacerlo, en Lavapiés tenemos un pequeño refugio bretón llamado La Minoterie (C/ Encomienda, 23) en el que comer unas de las mejores galettes de la ciudad.

Pero vamos al principio: ¿qué es una galette? Quizás las habréis visto en vuestros viajes a Francia sin prestarles mucha atención. Pensaréis que son crêpes, pero mientras que estas se elaboran con trigo candeal y se rellenan generalmente con ingredientes dulces, la galette es la versión salada y su base es la harina de trigo sarraceno.  Es un plato tradicional del norte del país, concretamente de la Bretaña francesa, y los rellenos son casi infinitos. Y, por cierto, la tradición dicta que se debe acompañar con sidra artesana.

Un recorrido por La Minoterie

Más de veinte opciones de galettes para elegir con todo tipo de ingredientes. Desde las más tradicionales como La Complète (huevo, jamón cocido y queso emmental) hasta otras más contemporáneas como La Vegetariana (con espinaca, champiñón, puerro y salsa de tomate). Todas ellas elaboradas con harina de trigo sarraceno ecológica, sin gluten y traída directamente desde Francia. Siendo el trigo sarraceno la base, notaréis un sabor mucho más intenso que en las crêpes y con una textura más dura y crujiente. Si os apetece otra cosa que no sea una galette, su carta también cuenta con más opciones, como platos para compartir de quesos franceses o foie gras, entrantes de quiche de verduras, ensaladas o platos más contundentes como el parmentier de ternera o tartiflette, además de que los domingos cuentan con una oferta de brunch. Aunque, sinceramente, a nosotros nos cuesta horrores mirar su carta y no pedirnos una galette porque es el plato estrella de La Minoterie. Por último, pero no menos importante, tenemos las crêpes de postre con opciones bien francesas como La Poire, con pera, nata y mantequilla salada caramelizada.

La Raclette

Empezamos con nuestra favorita, porque La Raclette nos vuelve locos. Queso raclette, queso ahumado, patata y nueces sobre la galette de trigo sarraceno.

La Fromagère

Pensada para los amantes del queso, con rulo de cabra, queso emmental y roquefort que impregnan cada esquina de la galette y que una vez en boca podréis ir diferenciando sin problemas.

 

L’Armoricaine

Bacon ahumado, queso brie y cebolla caramelizada. Muy sencilla pero deliciosa.

La Poulet

Las galettes con huevo son una maravilla por el simple placer que produce partir la yema de huevo y, en este caso, ver cómo se entremezcla con el queso emmental y bordea el pollo salteado. Bueno, eso y que está riquísima.

Caramel au beurre salé

Una combinación muy bretona que recuerda al dulce de leche, pero mucho más suave de sabor y menos empalagoso, además de tener un punto salado al final que pone el broche final perfecto a este viaje por el norte de Francia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*